Natura y aventura

Un entorno lleno de experiencias

Alrededor del Valle de Àger podrás disfrutar de un gran abanico de experiencias de montaña. Podrás tocar el cielo con el parapente o ala delta, aferrarte a la montaña practicando senderismo y escalada o refrescarte en el agua alquilando un kayak o haciendo un paseo en barca. Y si no, simplemente puedes desconectar.

Algunas recomendaciones

Vuela en parapente

Si desea disfrutar de las mejores visitas del Valle de Àger necesita hacer un vuelo en parapente. Esta es una de las actividades estrella del Valle de Àger, que cada año reúne a los mejores pilotos del mundo en campeonatos mundiales y europeos que se organizan en este lugar.

Déjese llevar en un paseo entre las nubes con un vuelo biplaza, en uno de los mejores lugares del mundo para realizar esta actividad.

Congost de Mont-rebei

Al atravesar la sierra del Montsec, el río Noguera Ribagorçana surge un impresionante camino entre paredes verticales, el desfiladero de Mont-rebei. Si visita el Valle no puede desaprovechar la ocasión de atravesar este enclave natural.

Actualmente hay dos recorridos: A pie desde la ermita de la Pertusa (unos 16km ida y vuelta) o dejando el coche en el parking de la Masieta y caminando hasta el Congost (ruta corta). Si elige la segunda opción tenga en cuenta que el aparcamiento es de pago y hay una reserva previa.

Ruta con Kayak

La zona del Montsec también esconde un embalse junto a Corçà donde se pueden realizar paseos en barca y también salidas en kayak.

Desde esta zona se pueden realizar diferentes excursiones en canoa, pero la ruta más atractiva es la que llega hasta el Congost de Montrebei, remontando el Noguera Ribagorçana y atravesando las paredes de piedra que separa el paso del agua.

Un cielo estelar

El cielo del Montsec es uno de los 10 mejores del mundo para observar el Universo. Sus condicionantes meteorológicos y la baja contaminación lumínica han hecho que la zona reciba la certificación de Reserva Starlight con el aval de la UNESCO.

En el Parque Astronómico del Montsec podrá descubrir la inmensidad de la vía láctea gracias al ojo del Motnsec, una cúpula que combina las proyecciones en tres dimensiones con la observación de estrellas guiada por los técnicos de la casa. Si el tiempo lo permite se puede observar estrellas, planetas, nebulosas …